Habitar una isla invisible

Habitar una isla invisible
A mediados de octubre, tuvimos la oportunidad de conocer isla Bermejo, una de las tantas islas del majestuoso estuario de Bahía Blanca.
Participé como parte de la Residencia artística Isla Invisible, convocada por Ferrowhite (museo taller) y el Servicio de Guardaparques de la Reserva Natural Provincial de Uso Múltiple Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde. Durante 4 días pudimos habitar transitoriamente una porción de esta isla, una de las más grandes del estuario.
Partimos de Puerto Galván en la localidad de Ingeniero White para adentrarnos en la ría. Desde allí, hay pocos indicios para imaginar que a penas saliendo del puerto, la naturaleza del estuario se despliega inmensa detrás del imponente frente industrial, que deja poco espacio para imaginar el horizonte.
El Consorcio del Puerto, es un poderoso conglomerado de empresas del polo petroquímico, el puerto y la estructura del sistema agroexportador que funciona como una barrera casi infranqueable para acceder a las costas. Un bloqueo material y cultural, que parece haber borrado de la memoria de la comunidad bahiense la cercanía del mar.


Dicen que Bahía Blanca le da la espalda al mar. También dicen que Buenos Aires le da la espalda al río. Suena como una sospechosa coincidencia.  Ambas ciudades-puerto, perdieron la experiencia de sus orillas para el uso público. Será porque no fue una pérdida, sino un arrebato. Un arrebato tan efectivo, como una amnesia geográfica, que borró la  memoria de la vida compartida en los balnearios, en estas ciudades de río y de mar. Tanto es así, que su existencia parece salida de relatos fantásticos o de inventos del pasado.
A contrapelo de este sentido – del acostumbramiento a la pérdida de orillas y de mares – nos convocó el proyecto de Isla Invisible. Una invitación a recuperar experiencias vitales en esta naturaleza que resiste – cercana y distante – rodeada de entornos industriales y portuarios que parecen negar su existencia.

Navegar el estuario
Una larga navegación nos llevó al interior del estuario. Recorrimos los canales sinuosos que rodean las islas.  Algunas, se asomaban casi como una línea verde rasante a nuestro paso, otras islas en cambio, mostraban en las orillas las infinitas cuevas de cangrejos cavadores. El movimiento de la mera transforma constantemente el paisaje ocultando o dejando ver porciones de estas tierras anegadas. Las gaviotas tenaces nos siguieron durante un largo trecho.

Mediando la travesía, se escuchó un aviso y el barco bajó la velocidad del motor. ¡ Delfines ! dijeron . Nuestras cabezas se movían sin saber para donde mirar. Veloces y danzantes ahí estaban, en pequeños grupos, los delfines que salieron a nuestro encuentro. Nos quedamos un largo rato, con los ojos enormes e incrédulos y las cámaras ansiosas tratando de retener de alguna manera el bello juego de los delfines.

Para llegar a la Isla Bermejo, fue necesario hacer un trasbordo a otra embarcación de menor calado, pues una de las características de este estuario es la presencia de enormes zonas de barro intermareal, que con marea alta, permite la navegación, pero tiene poco profundidad.
Está característica del área, produjo que muchas embarcaciones encallen, intentando llegar a la costa.
Con el sol comenzando a caer, arribamos a nuestra isla. Para desembarcar se improvisó  un muelle en forma de cadena humana para descargar todo lo que haría posible la estadía. Carpas, mochilas, comida, equipos, bidones de agua, vigas de durmientes y hasta una puerta de heladera que, en el transcurso de los días siguientes, haría tanto las veces de intento de balsa, como tapa de compost.
IMG-20191011-WA0018

Ocupar – instalarse – habitar
Lxs guardaparques determinaron los lugares para organizar el campamento, zona de carpas, baño seco, cocina y fogón. La incipiente comunidad que fuimos esos días, comenzó a funcionar.
¿cómo ocupar temporalmente este espacio, intentando que nuestra presencia impacte lo menos posible ? ¿cómo habitar esta naturaleza, siendo parte de ella?

GE DIGITAL CAMERA

La Isla Bermejo tuvo varios intentos de emprendimientos productivos, que introdujeron al ambiente ganado bovino, ovino, para su explotación comercial. Recorriendo algunos sectores de la isla, pudimos ver desde lejos, guanacos jóvenes que mantuvieron siempre una prudente distancia de nosotrxs. Otras especies, como los zorros, sólo dejaron ver sus rastros fugaces.


De estas iniciativas productivas, sólo quedan hoy restos de algunas pequeñas edificaciones. Pero cada emprendimiento humano deja su huella, que también pueden convertirse en una amenaza para el estuario como las ostras del Pacífico. Esta especie de molusco fue introducido en la región en la década del ‘80 con una iniciativa que no prosperó y dejó la cría de semillas (juveniles) sin control. Así comenzó un proceso que dispersó a las ostras por la costa del estuario. Esta propagación sin control, modifica el sustrato, solidificando los suelos donde el cangrejo cavador habita y se reproduce. La gaviota cangrejera se alimenta de este cangrejo único en su especie. La alteración de la delicada y precisa cadena amenaza la vida del estuario. 

Dentro de sus actividades como guardaparque del estuario, Martín junto con otrxs compañerxs del grupo, realizaron tareas de extracción de ostras de la playa, para su estudio y medición. Buscando también maneras posibles de controlar el ciclo reproductivo de las ostar, que se expanden sin control por toda la región.


Dejarse estar
¿ Cuánto tiempo le lleva a nuestro cuerpo “llegar “ a un lugar ? ¿Cuántas cosas tienen que pasar para sentir que ya estamos ahí ? ¿ Será tiempo o serán intensidades ? 

Acampar en la isla, fue por sobre todo una experiencia inmersiva de alta intensidad que, comenzó navegando el estuario, atravesando las aguas que nos llevaron a pisar el barro de la isla. Instalarse como mejor se pueda. Llegar. Intentar desactivar el tiempo vertiginoso de las ciudades, para sintonizar con el ritmo de este paisaje. Hacerse permeable. Dejarse estar.


La vida, en días y noches isleñas, fluía en múltiples direcciones. Conversaciones, saberes de unxs a otrxs, ¿ Qué ideas e intenciones nos trajeron a la isla ? Caminatas, rondas y hasta una clase de Karate, improvisada en la playa. Cocinar, lavar, aprender a usar el baño seco, hacer un fogón, mantenerlo encendido hasta que las últimas canciones dejaran de sonar.


Quienes compartimos este habitar transitorio en la Isla Bermejo, fuimos con algún objetivo – más preciso o más difuso – para desarrollar allí.  Hubo escritura, lectura, registros fotográfico y de video, cartografías, teñido con de tintes naturales , acciones e instalaciones efímeras en el paisaje, escucha profunda y captura del paisaje sonoro. Maneras sensibles de acercarse a una lugar desconocido, formas de estar ahí, resonando con la isla. Intentos amorosos de generar -maneras otras- de ocupar colectivamente un lugar.

IMG-20191015-WA0025

Tercera edición de “Isla Invisible” 11 al 14 de Octubre de 2019

Participaron: Carolina Andreetti, Juliana Baez, Javier Barrio, Florencia Fiorini, Agustín Guaraz, Luciana Guizzeti, Eduardo Martins Cunha, Valeria Mussio, Francisco Panissoni, Leonardo Perrota, Fernando Sanchez, Sergio Smith , Juan Vargas, Julieta Zubiri, Carlos Mux, Ariadna Mamani,  Silvana Giunchiglia, Pepi Amodeo.
Martín Sotelo: Guardaparque de la Reserva Bahía Blanca, Bahía Falsa, Bahía Verde
Agustín Rodríguez: Coordinador de Isla Invisible / FerroWhite (museo taller) https://islainvisible.wordpress.com

Fotografias : Agustín Feijoo (Lanchas del Sur), Javier Barrio, Leonardo Perrota, Fernando Sanchez, Sergio Bosi Smith , Silvana Giunchiglia. y Carolina Andreetti

Texto: Carolina Andreetti. Expediciones a Puerto Piojo / Colectivo Ribereño.

 

¡Dos museos se saludaron!

Hace unos días terminó la muestra del Museo Puerto Piojo en el Museo Comunitario de la Isla Maciel.

Finalmente, en el Galpón Envíon donde funciona el Museo de la Isla, pudimos mostrar nuestro Archivo Abierto y Colaborativo Puerto Piojo, dedicado a reconstruir la historia de la última playa de Buenos Aires y Avellaneda, ese famoso balneario ubicado casi en la desembocadura del Riachuelo.

Seguir leyendo ¡Dos museos se saludaron!

Congreso Ribereño – 27 de abril en el Museo Puerto Piojo (Isla Maciel)

Estimadxs,

lxs invitamos al Congreso Ribereño a realizarse el sábado 27 de abril desde las 10.30hs en el Museo Comunitario de la Isla Maciel. (Más información abajo).

Será en el marco de la muestra del Museo Puerto Piojo.

La muestra podrá visitarse los sábados, desde el sábado 27 de abril hasta el sábado 18 de mayo.

En mayo habrá una lectura organizada por Mariana López y Manuel Hermelo. Y una visita a Puerto Piojo.

Como siempre, nos encontramos al pie del Puente Transbordador en La Boca para ir caminando al Museo de la Isla Maciel.

Duración aproximada de la visita: 3 horas.

Horario de encuentro en el Transbordador: 13.30 hs y 15 hs. (Para el Congreso del sábado 27, nos encontramos también 10.30hs).

Punto de encuentro: Al pie del Transbordador, Av. Almirante Brown y Pedro de Mendoza.

Toda la información más abajo.

Seguir leyendo Congreso Ribereño – 27 de abril en el Museo Puerto Piojo (Isla Maciel)

¡Dos Museos se saludan! – Inauguración 6 de abril – Puerto Piojo en la Isla Maciel

¡Dos museos se saludan!

Puerto Piojo en la Isla Maciel

Del 6 de abril al 5 de mayo

El Museo Puerto Piojo llega a la Isla Maciel.

Sábados de abril de 13 a 18 hs.

Y también… Actividades especiales los domingos (Ver Cronograma más abajo). 

Seguir leyendo ¡Dos Museos se saludan! – Inauguración 6 de abril – Puerto Piojo en la Isla Maciel

Volvimos a tiempo

Fue el sábado, en una comitiva especial reunida para preparar la próxima muestra del Museo Puerto Piojo.

Será en el Museo Comunitario de la Isla Maciel, el hermoso proyecto de recuperación de la historia y el paisaje de la Isla organizado por vecinos del barrio, junto a docentes de la escuela secundaria, museólogos y artistas.

Pero íbamos con dudas. Siempre fue difícil llegar a Puerto Piojo y, en realidad, nuestro último intento no había funcionado.

Seguir leyendo Volvimos a tiempo

Del Coloso a la SIAM. Caminata por el Riachuelo. Avellaneda.

El domingo 15 de julio a la mañana nos juntamos al pie del Coloso, en Avellaneda, a orillas del Riachuelo, para una nueva caminata.

Íbamos a andar por la orilla, bordeando el barrio de Piñeiro, hasta la antigua fábrica de la SIAM, la planta donde funcionó hasta los años ‘70 una de las sedes más grandes de la empresa, y donde pocos años atrás se habían vuelto a producir heladeras y televisores, después de décadas de cierre.

Era el día de la Final del Mundial. No había tráfico, el cielo estaba apenas nublado y el río era un espejo de agua marrón desteñido, donde se reflejaba un borde cubierto de pastizal.

En la garita del Puente Pueyrredón Viejo un par de agentes de Prefectura nos vieron llegar a pie, solos o en grupos, mientras se pasaban un mate.

Seguir leyendo Del Coloso a la SIAM. Caminata por el Riachuelo. Avellaneda.

¡Feliz año, amigxs!


Amigxs, queríamos desearles buenas fiestas esta noche, un feliz año nuevo y agradecerles a todxs lxs que nos acompañaron en 2018 en caminatas, muestras y otros eventos.

Les dejamos la crónica de la caminata a la SIAM por las orillas del RIachuelo . (Nos había quedado por hacer, entre tantos otros proyectos: https://bit.ly/2ApXFHQ ).

Este año estuvimos en Montevideo llevando las Expediciones a Puerto Piojo al Espacio de Arte Contemporáneo (https://bit.ly/2rZPYDs), gracias a una invitación de su maraviloso equipo de curadorxs, y pudimos explorar la historia de otro Puerto Piojo semi-olvidado en aquella orilla del río. 

También, seguimos con las caminatas por el Cauce Viejo del Riachuelo (https://bit.ly/2ynS3Nd), donde además de sumar nuevos integrantes al espacio conformado junto con Barro Local y la Futura Junta Histórica de Villa Riachuelo, armamos un proyecto en la Legislatura para organizar un espacio natural e histórico protegido para la Ciudad (https://bit.ly/2R1LMxG).

Además, intentamos volver a visitar las playas de Puerto Piojo en una expedición colectiva que estuvo muy cerca de lograrlo. Y aunque no pudimos sortear los últimos pedidos de la burocracia, esperamos hacerlo en un futuro cercanoo. (https://bit.ly/2VnLEvs).

Para el año que viene tenemos algunos planes. Presentar nuestra página web del Archivo Abierto y Colaborativo Puerto Piojo. Y armar una muestra en el hermoso espacio del Museo Comunitario de la Isla Maciel. 

Saludos! Y nos vemos!

 

Plantas nativas: caminata y relevamiento en el Cauce Viejo del Riachuelo

44088610_10211794435371153_4006700236532613120_n

El sábado 13 de octubre seguimos difundiendo el Cauce Viejo ubicado en el Parque Ribera Sur de Villa Riachuelo, en la Ciudad de Buenos Aires (https://bit.ly/2ytIJY3).

Ese día hablamos del proyecto de ley que presentamos en la Legislatura para declarar el lugar como parte del patrimonio histórico y cultural de la Ciudad (https://bit.ly/2R1LMxG). 

44081454_10215923833161810_273395907003678720_n

Como siempre, la invitación fue abierta pero esta vez invitamos a biólogxs, arquitectxs y otrxs investigadorxs interesadxs en las áreas verdes urbanas, para que conzcan el lugar, escuchar sus opiniones y proponerles que lo tuvieran en cuenta para posibles trabajos y actividades.

Seguir leyendo Plantas nativas: caminata y relevamiento en el Cauce Viejo del Riachuelo

Una ley para proteger el Cauce Viejo del Riachuelo

MVI_1472 1 (1).jpg

El proyecto fue presentado la semana pasada en la Legislatura por Guillermo Luciano Gómez del Colectivo Ribereño.

La idea es proteger el espacio ubicado en el Parque Ribera Sur, del barrio de Villa Riachuelo en la Ciudad de Buenos Aires, e incorporarlo a los bienes protegidos por la Ley 1227 como “espacio público” por su calidad ambiental, por su paisaje y la presencia de edificios de valor histórico, y como “zona arqueológica” por los importantes hallazgos realizados en el lugar.

Seguir leyendo Una ley para proteger el Cauce Viejo del Riachuelo

Crónica de la Expedición VIII, la Interrumpida.

Al final, la suspendimos.

El sábado 1 de septiembre íbamos a volver a Puerto Piojo. Pero a último momento nos enteramos de que no íbamos a tener los permisos necesarios para ingresar al área portuaria de Dock Sud, supervisada por la Prefectura Nacional.

Sin la autorización no podíamos atravesar el camino que bordea la Dársena de Inflamables y el muelle propanero, algo imprescindible para llegar hasta la bajada en la orilla del Río de la Plata, desde donde se extiende la playa de Puerto Piojo.

Como siempre, íbamos a llegar en autos y un micro hasta el Destacamento de Prefectura. E iban a llegar remando por el Riachuelo las embarcaciones del Club de Regatas Almirante Brown, entre kayaks y dobles pares, con las cuáles nos encontraríamos en el muelle cedido en préstamo de cortesía por una empresa naviera, antes de enfilar hacia la playa.

Seguir leyendo Crónica de la Expedición VIII, la Interrumpida.

Barro y cerámicas en el Cauce Viejo. 22 de abril de 2018. Caminata.

El domingo 22 de abril volvimos al Cauce Viejo del Riachuelo, ubicado en el Parque Ribera Sur de Villa Riachuelo, en la Ciudad de Buenos Aires.

Fuimos para seguir explorando el lugar y, como siempre, a mirar las orillas de la ciudad.

Para esta Expedición Analía Donadio y Carla Hebe Gorbalán, artistas, expertas en barros y cerámicas, habían fabricado un cartel para el Cauce.

Y nos acompañó la legisladora Vicky Montenegro, de Unidad Ciudadana, entre otros integrantes de la Legislatura.

Fuimos, también, a concocer el sitio donde el Gobierno de la Ciudad piensa instalar una planta de incineración de basura. Por algún motivo, está planeado hacerlo encima de este espacio verde que quieren destinar a a un playón de camiones y desperdicios.

¿No hay otras opciones? ¿Se les consultó a los vecinos?

Más información sobre el proyecto de la planta de basura: http://goo.gl/ps24su

Más información sobre el Cauce Viejo: https://bit.ly/2ju2ruT

Colectivo Ribereño

+

_MG_1663.JPG

Un cartel para el Cauce Viejo

El domingo nos juntamos en la Puerta del Autódromo, en Av. Roca y la General Paz. Charlamos un rato y enfilamos hacia el Parque Ribera Sur.

Seguir leyendo Barro y cerámicas en el Cauce Viejo. 22 de abril de 2018. Caminata.

Una caminata por la Isla Maciel

El sábado 16 de diciembre partimos hacia la Isla Maciel. Íbamos por la impresión, un poco vergonzosa, de no saber dónde queda. O de sentirla, todavía, un territorio difuso, conocido apenas de oídas, a pesar de ser porteños y vivir frente a ella.

Por eso armamos una caminata con el Colectivo Ribereño. Queríamos ver nuestra ciudad desde el otro lado del Riachuelo. Queríamos llegar hasta la Isla caminando desde Buenos Aires y pasear por esas otras márgenes para ver adónde va el Transbordador, ese armatoste de hierro abandonado en la orilla del río desde hace tantos años.

La cita era en la base del Transborador, en La Boca. El día estaba nublado y se anunciaban tormentas.

Seguir leyendo Una caminata por la Isla Maciel

Llegamos al Cauce Viejo del Riachuelo

La cita fue el domingo 5 de noviembre. El objetivo: conocer el Cauce Viejo del Riachuelo, la última porción del Riachuelo antiguo preservado dentro de la ciudad de Buenos Aires en los fondos del parque Ribera Sur.

Nuestro punto de encuentro fue la entrada del Autódromo Municipal, en el barrio de Villa Riachuelo, donde se cruzan la Avenida Roca y la General Paz, en el vértice sur de la ciudad.

Íbamos con Guillermo Luciano Gómez, compañero del Colectivo Ribereño, nacido y criado en el barrio, que recordó la historia de la zona mezclada con la de su familia remontándose hasta mediados del siglo XIX: gente de campo, criadores de caballos y dueños de chacras en esos mismos predios donde hoy se levantan las manzanas llenas de casas y edificios.

Seguir leyendo Llegamos al Cauce Viejo del Riachuelo

Expediciones de Puerto Piojo a Puerto Piojo

(Va esta crónica en agradecimiento a los museos de White, por la invitación a conocerlos, por las charlas, y por tanta inspiración para nuestras Expediciones…)

En Ingeniero White hay un Puerto Piojo. No lo sabíamos cuando empezamos con las Expediciones…. Lo descubrimos poco después leyendo un poema de Sergio Raimondi donde se describía “la estela fugitiva que la lancha de los pescadores / dibuja al alejarse hacia las islas mientras el sol / cae…”.

White es un puerto industrial. Es el puerto de Bahía Blanca desde fines del siglo XIX, y uno de los más importante del país: un centro de exportación de cereales, que en las últimas décadas sumó un gigantesco Polo Petroquímico.

Pero, ¿quién había bautizado a su Puerto Piojo? ¿Estaría relacionado con el Puerto de Dock Sud? ¿Sabrían en White de su existencia?

Seguir leyendo Expediciones de Puerto Piojo a Puerto Piojo

Inauguró el Museo Puerto Piojo en la Bienal de Bahía Blanca

Fue el sábado 23, a las 19hs, en el Museo de Bellas Artes y el Museo de Arte Contemporáneo de Bahía Blanca.

El museo se compone de las huellas recogidas en la arena de la antigua playa ubicada en Dock Sud, Avellaneda, uno de los últimos balnearios del área metropolitana de Buenos Aires.

Hoy se halla casi olvidada aunque todavía sobrevive tras el Polo Petroquímico y Villa Inflamable, a metros del Riachuelo.

¿Cuánto queda de aquellos tiempos? ¿Cómo se vuelve a un lugar a punto de desaparecer? ¿Es posible activar la memoria de un paisaje?

Seguir leyendo Inauguró el Museo Puerto Piojo en la Bienal de Bahía Blanca

Juguetes, huellas y caracoles

El domingo 6 de agosto partió temprano una nueva Expedición a Puerto Piojo.
En esta oportunidad, nos propusimos ampliar la investigación del territorio invitando a diversas personas que, por sus formaciones e intereses, nos darían la oportunidad de acercarnos a Puerto Piojo con otra mirada.

Desde La Plata llegaron Javier Beruhard y Juan Cruz Medina, biólogos e integrantes del Centro Regional de Estudios Socioambientales de Berisso.

Participó Marcelo Weissel de la Fundación Azara con su proyecto “Antropodinamia de la Cuenca Matanza Riachuelo 3. Tácticas para arqueólogos del futuro”.

Y también estuvieron Matilde Lanza, arqueóloga, Hernán Hayet, músico y artista sonoro,

Hugo de la Paz, amigo y visitante asiduo de Puerto Piojo, y nuestros aliados del Club de Regatas Almirante Brown: Roberto Naone, Alexis Weissel, Coquito Teodori, Daniela Monti y Mariano Ramírez.

Les contamos a nuestros invitados que estamos armando el Museo Puerto Piojo. En este museo ficcional exhibiremos el patrimonio del Archivo Abierto y Colaborativo Puerto Piojo, incorporando una sección de relevamiento y muestras de distintas especies vegetales, material geológico y objetos recuperados de la playa y su entorno.

Apenas llegados, el grupo expedicionario se desplegó por el paisaje iniciando sus investigaciones.

20800310_10155553236647192_9211989761472628306_n

Seguir leyendo Juguetes, huellas y caracoles

Caminar los bordes de la ciudad. Del Puerto a Costa Salguero

El acto de andar transforma el espacio. Estar ahí, nos modifica y también transforma nuestra percepción de un lugar. Eso dice Francesco Careri * y nos empuja con sus palabras a caminar por la ciudad para hacernos parte del paisaje.

El domingo 24 de junio, nos volvimos a reunir con el Colectivo Ribereño para producir una nueva acción de alcanzar el río. Esta vez nos lanzamos a caminar por el Puerto para llegar hasta el predio de Costa Salguero.

Partimos del Hotel de Los Inmigrantes, esta emblemática construcción que fue albergue para los inmigrantes europeos y hoy se encuentra lindante con otro edificio donde se tramitan las residencias de lxs migrantes actuales.

En la orilla del río se construyó este espacio de pasaje entre el adentro y el afuera, ese otro borde, nos decía Antolín Magallanes. Buenos Aires tiene varios bordes, uno sobre otro y se preguntaba, antes de comenzar a caminar, porqué la ciudad había crecido sobre el río alejando sus costas casi 2 kilómetros, en vez de adentrarse en sus pampas.

 

 

Comenzamos a andar hacia el norte por la Av. Antártida Argentina cruzando las vías del ferrocarril y giramos hacia el este, perpendicular al Río de la Plata que intuíamos cerca, pero ni siquiera avistamos .

Entramos por las veredas anchas de Comodoro Py, la avenida tiene un boulevard en el medio. Rejas y vigilancia en los edificios de la Armada, el tribunal de Justicia, custodia militar y tanques de guerra se ven como ornamento en los jardines del edificio Libertad.

 

Detrás de los altos vallados se asoman las grúas por la Av. Castillo. Es un domingo nublado, la única actividad visible parece ser nuestra caminata y los autos que a toda velocidad se pierden en las curvas de la avenida.

 

Seguir leyendo Caminar los bordes de la ciudad. Del Puerto a Costa Salguero

Una caminata a la Isla de Marchi

El sábado 8 de abril organizamos una caminata. Hicimos una convocatoria abierta a explorar la Isla Demarchi, fuimos con el Colectivo Ribereño.

Vino mucha gente. Más de la que esperábamos. Después, charlando mientras avanzábamos, escuchamos algunos motivos. Eran parecidos a los nuestros: conocer una zona perdida de la Ciudad, saber qué hay en los terrenos desde hace tiempo anunciados en las tapas de los diarios, una zona siempre a punto de convertirse en un negocio inmobiliario, envuelta en rumores.

Nos presentamos, reunidos en las escalinatas de la Costanera Sur, al pie del Espigón Plus Ultra, frente a la Fuente de las Nereidas de Lola Mora. Era una tarde fresca, se anunciaba lluvia.

Seguir leyendo Una caminata a la Isla de Marchi

Estuvimos en las Quintas de Sarandí

El sábado 26 de noviembre del año pasado estuvimos con Expediciones a Puerto Piojo recorriendo la selva marginal que cubre la extensa zona de las Quintas que antecede a la ribera de Sarandí y Villa Domínico en Avellaneda.

varios-018

Nuestro guía fue Jose Omar Albornoz quien visita periódicamente la zona desde hace más de 20 años y es un guerrero incansable en la defensa de este pulmón verde natural que recicla la purlulenta contaminación de la zona sur.

 varios-031

Partimos desde la Escuela Municipal de Canotaje de La Saladita ( Hernán Cortez y Solís, en Sarandí ) Cruzamos el Acceso Sudeste, la autopista Buenos Aires-La Plata y ahí nomás, nos bajamos del micro.

varios-025

Seguir leyendo Estuvimos en las Quintas de Sarandí

Las moras de Puerto Piojo

Desde que empezamos a investigar la historia de las playas de Puerto Piojo, fuimos encontrando indicios desperdigados que hablaban de su paisaje, cuando todavía no terminábamos de hacernos una idea de cómo sería una orilla de arena a metros del polo industrial de Avellaneda.

Al principio eran recuerdos aíslados, que oíamos en charlas con vecinos, o descubríamosen algún libro de historia de Dock Sud, que mencionaba las  playas, sin muchas precisiones.

Después de la muestra en Proa, fuimos encontrando cada vez más datos que nos permitieron empezar a completar la historia.

En los comentarios de Facebook, por ejemplo, los encontramos en un post del grupo Doke en la memoria, que publicó un aviso de la muestra, en donde varios usuarios dejaban recuerdos sobre su paso por las playas de Avellaneda en su infancia, y hasta una foto de su paisaje en la actualidad.

“… nuestra aventura era llegar hasta Puerto Piojo con los siguientes objetivos, bañarnos en lo que era un agua limpia, empacharnos comiendo moras en la buena cantidad de árboles que había en la zona y, por último, visitar la carcaza hundida de un lanchón donde se había filmado una escena de la película Apenas un delincuente, donde Tito Alonso escondía el dinero robado…” , decía Julio Teri.

 

Puerto Piojo - Doke

Charla y proyección en PROA. Sábado 6 de junio de 2015. Primera parte.

Las películas filmadas por Alfredo Rodríguez, en 8mm, en los años ’60 y ´70, en sus años de remero en el Club Regatas Avellaneda, fueron uno de los materiales más importantes de nuestra investigación, a medida que recopilábamos testimonios de quienes visitaban Puerto Piojo en aquellos años, muchos de ellos registrados en las películas de Alfredo, en días de reuniones y remos a orillas del Riachuelo. 10494521_746248465413442_482997488237559534_n Esas películas quisimos proyectar en Proa, como uno de las últimas actividades relacionadas con la muestra, y una manera de reunirnos con todos los protagonistas de la investigación,  en una charla en la que también presentamos filmaciones de la primera visita colectiva a Puerto Piojo. 10603588_916283895076564_4934863941193137950_n

Seguir leyendo Charla y proyección en PROA. Sábado 6 de junio de 2015. Primera parte.

“Hoy formé parte de una expedición”

En la Expedición del 2 de mayo, muchos tomaron notas y siguieron atentos los recuerdos hilvanados por los remeros, a medida que nos acercábamos en auto, algo dudosos, por el camino a Puerto Piojo, temerosos de perder a los rezagados, en calles desconocidas para la mayoría.

Jeymer Gamboa se sumó a la expedición, y observó al grupo desplazarse a pie por los descampados, y lo filmó con su trípode mientras se internaba en la orilla del río.

Unos días después, nos mandó su hermosa crónica:

“máquinas excavadoras, camiones, galerones y estructuras de hierro de las areneras de la zona, con las que levantan sus pequeñas cordilleras. Del lado derecho: gasolineras Shell, algunos tanques de combustible y cruces de carretera. Luego entramos en un camino de tierra. Del lado izquierdo: el polo petroquímico con sus enormes depósitos cilíndricos, blancos y numerados y, un poco más al fondo, la zona del puerto con sus grúas rojas y los contenedores bien alineados —rojos, verdes o blancos— recortados contra el azul del cielo, completamente despejado. Del lado derecho: abundantes matorrales de ricino, algunos restos de chatarra y las fachadas de las casas y pulperías, con sus ladrillos anaranjados y perros echados enfrente, del barrio Villa Inflamable”.

Expedición I

El sábado 2 de mayo realizamos la primera expedición a Puerto Piojo, abierta a todos los que se anotaron en los días previos escribiendo a nuestro mail, después de visitar la muestra en el Espacio Contemporáneo de la Fundación  Proa.

10931172_901131966591757_4135825473652822406_n

Los participantes llenaron las planillas con sus datos. Era una mañana fresca, y mientras esperábamos que terminaran los preparativos, recibieron los papeles de la exposición con un mapa de la zona de La Boca, Dock Sud y el Polo Petroquímico, junto a un detalle de la historia del Club Regatas Almirante Brown y un cronograma de la excursión.

11263921_901131969925090_4562018642430415534_n

El Club Regatas navegó las aguas del Riachuelo hasta fines de los ’60, cuando la decisión de entubar el arroyo Maciel dejó sin agua su muelle ubicado en el borde de la Isla, llegando a Dock Sud. Hoy su sede sigue en pie al costado de la Autopista Buenos Aires-La Plata; y sus remeros se reúnen en busca de un nuevo lugar donde salir a navegar, mientras participan de actividades como las Expediciones, que nos llevaron a volver junto a ellos a su playa de la adolescencia y juventud, el lugar en la desembocadura del Riachuelo en donde pasaron tardes de asado y zambullidas, en uno de los últimos parajes verdes de la costa del Río de la Plata en la ciudad y sus alrededores.

11151049_901131963258424_706247001536396992_n

De la vereda de Proa nos acercamos al Apostadero de Prefectura, en el Riachuelo, donde subiríamos a las combis y autos que nos llevarían hasta Puerto Piojo. Pero antes, acompañamos a los remeros del Brown en las tareas de aparejamiento de un bote de remo, con el que posamos casi todos los excursionistas, antes de que fuera descendido al agua mediante el guinche manual instalado en el apostadero.

11255833_901132016591752_7836392066603319143_n

11245485_901132026591751_7571434213731649896_n

Seguir leyendo Expedición I

CRAB

Mientras buscábamos más datos sobre la historia de Puerto Piojo conocimos a Roberto Naone, otro investigador que lleva años dedicado a la búsqueda de fotos, documentos y demás papeles relacionados con la historia del Club Regatas Almirante Brown, uno de los clubes de remo más antiguos de los que alguna vez funcionaron en las aguas del Riachuelo.

10177219_375753569258567_932504565867347943_n

Creado en La Boca en 1925, en el Cuartel de Bomberos Voluntarios, unos años después los socios del Brown lograron adquirir un terreno en la Isla Maciel, del otro lado del río, donde instalaron su galpón de botes, con rampa de acceso al agua sobre el Arroyo Maciel, que luego se iría ampliando para albergar otras actividades, como un salón de fiestas y una cancha de básquet.

islamaciel6

Desde entonces, los remeros del C.R.A.B. compitieron en infinidad de Regatas Oficiales, ganando 105, además de participar de una Representación Olímpica en Londres 1948 con el remero Oscar Almirón.

1957694_278132442354014_1048222917_o

Cuando Naone supo de la historia del Brown, hace unos años, se sorprendió al enterarse que las aguas del Riachuelo -“las más contaminadas del mundo”, según dicen- habían sido un lugar de entrenamiento de remeros; y se decidió a contactar a los antiguos socios del club, y a reconstruir su historia, recopilando fotos, recortes de revistas, trofeos guardados y olvidados en repisas, y hasta botes de madera, cubiertos de polvo y trastos viejos en galpones de la zona.

1899892_265770033590255_1144178675_n

La etapa más complicada del Brown comenzó con su exhilio, en 1968, cuando sus socios se vieron obligados a abandonar su sede por el entubamiento del arroyo Maciel, dispuesto por Vialidad Nacional, para completar las obras de la autopista Buenos Aires – La Plata, que los llevó a perder su salida al agua, su acceso al Riachuelo, y con ella su actividad más preciada.

El club logró seguir adelante gracias a negociaciones con Vialidad, que lograron asegurarle un espacio donde instalarse en Dock Sud, ya a orillas del Río de la Plata, donde los remeros siguieron practicando hasta principios de los años ’80, cuando la tenencia del predio les fue anulada, y las promesas de una reparación por parte de Vialidad nunca se cumplieron.

10686811_10202450256492521_4676849313142544137_n

Con el impulso de antiguos socios y remeros, en 2007 vuelven a organizarse reuniones del CRAB, y se programan actividades de remo en el Riachuelo para dar a concer la historia del club y buscar una salida a sus años de éxodo, mientras se recuperan antiguos botes y el club recibe la solidaridad de las organizaciones del barrio.

10157252_10202450257492546_838985144816211330_n

En las fotos, se ve a Juliana Ceci, de Expediciones…, navegando por Vuelta de Rocha junto a dos socios del CRAB.

10626622_10202450257572548_4630192944056402426_n

Aquél día se realizó una producción audivisual sobre la historia del CRAB, dirigida por Agustín Brown, nieto “chozno” de sexta generación del Almirante Brown, el primer almirante de la fuerza naval argentina, en cuyo homenaje fue bautizado el club.

Isla Santiago, Berisso, Ensenada

10322710_10203866461333593_8145119989355013483_n

10552428_10203866491534348_3754076442075420264_n

10557273_10203866466133713_9108237941929267223_n

10592724_10203866468293767_2900642151127312565_n

 

Juliana Ceci estuvo explorando la costa del Río de la Plata hacia el sur, a la altura de La Plata, en el puerto de Berisso, en cuyo frente se extiende la Isla Santiago, una zona de quintas donde se cultivaban las uvas para el vino de la costa, hasta hace unos años, hoy dedicada a las actividades del puerto internacional, en proceso de ampliación, aunque todavía conserva las postales de un río apacible como el que, suponíamos, habrían ido a buscar los visitantes de las playas de Puerto Piojo.

“en 1978 se crea en la Municipalidad de Buenos Aires la Dirección de Ecología y Medio Ambiente”

Todos coincidían en que Puerto Piojo se volvió inaccesible con la llegada del último gobierno militar, que cerró el área y la entregó a Prefectura. En investigaciones como esta, leímos sobre las políticas de espacio público en la Ciudad, después de 1976, que tendieron a producir áreas de exclusión y privatización de la ciudad, a la vez que convivían con nuevos discursos sobre la gestión estatal del medioambiente.

Los vientos brownianos

Invitados por Roberto Naone, Secretario del Club de Regatas Almirante Brown, participamos de la Exhibición de Remo, realizada el sábado 30 de agosto de 2014, de 10:00 a 17:00, en el apostadero de Vuelta de Rocha, en La Boca del Riachuelo.

10676391_10204274617857251_7776770557362114741_n

10540767_777014149003540_5402869320733640766_n

10592635_777014602336828_6360360958675608435_n

10649549_777014259003529_75027132710991880_n

10451678_777014199003535_2798344570407630528_n

Carolina Andreetti es nuestra remera más experimentada, fogueada en los diques de Puerto Madero, y mucho más en sus excursiones a río abierto desde los muelles del barrio Rodrigo Bueno, esa expansión de la ciudad que resiste entre los negociados inmobiliarios y la Reserva de Costanera Sur.

994179_777014479003507_882552571476309540_n

7080_10204274615697197_8833420500298732255_n

1800293_10204274617337238_8431726445005415829_n

10402890_10204274617577244_4148640388039376529_n

10703569_10204274623137383_4562554522537112943_n

10641004_10204274620617320_7413370305363912828_n

10174904_10204274625217435_1740788131036927444_n

Subida a un doble par, Carolina era escoltada por Sonia Neuburger en las cámaras, y por Tato, histórico integrante del CRAB, dispuesto a compartir con ellas los secretos del ataque del remo, su mejor inclinación para romper la superficie del agua.

1208935_10204274624897427_3361713029774259830_n

10628398_777014172336871_1234596716174687984_n

No dejamos de preguntar por sus paseos a las playas de Puerto Piojo, y de recibir, de parte del presidente del Club, Javier Lácovich, además de sus recuerdos de expediciones por La Boca del Riachuelo, las vagas alusiones a un lugar, hacia la desembocadura del río, más allá de Exolgan, donde hoy se extiende el Polo Petroquímico, una zona vigilada por Prefectura, y conectada a la ciudad por caminos difíciles de precisar.

(Fotos: Sonia Neuburger y Juliana Ceci)

De Avellaneda a la Dársena Inflamable

Ida y vuelta con Alfredo, nuestro hombre en el Club Regatas de Avellaneda.

visita Alfredo facebook

Sonia y Caro fueron a visitar a Alfredo a su casa en Avellaneda, y siguieron charlando sobre sus recuerdos de los clubes de remo del Riachuelo y las tardes de verano en las playas de Puerto Piojo.

Camarógrafo de profesión, Alfredo nos pasó las cintas en 8mm filmadas en sus años de remero, que sobrevivieron al tiempo, y alguna inundación, en la buhardilla donde instaló su estudio.

Hasta entonces, era el único testigo que habíamos conocido de aquél balneario, el más esquivo de todos los que conocíamos.

“Busquen el Plan Laura de Cacciatore”

Volvimos a Bernal unos días después, y seguimos charlando con Nieves, del colectivo No a la entrega de la Costa de Quilmes y Avellaneda, que nos siguió contando la historia de la zona, el abandono del lugar, sin interés para el Municipio ni el Estado Nacional, convertido en área de relleno por el CEAMSE, y casi nunca visitado por los vecinos desde hace décadas, que parecen ignorar la presencia del río, y los últimos atisbos de su ecosistema, a pocos pasos de sus barrios, cruzando la autopista a La Plata.

_MG_1690

Nieves nos contó la historia del colectivo No a la entrega de la costa, y sus acciones para frenar el proyecto de la Nueva Costa del Plata.

Había oído hablar de Puerto Piojo, y recordaba su infancia en las playas de Quilmes, muy parecidas, suponía.

Expediciones a la costa de Bernal

En julio de 2014 fuimos a conocer la costa de Bernal, en Quilmes, y su Reserva Natural -unos 9km al sur de Puerto Piojo-, junto con el colectivo No a la entrega de la costa, en una de sus caminatas para promover la preservación del área.

10511361_748624635175825_125040638105326352_n

1939985_748625951842360_5569572284282000279_n

Desde la bajada de Caseros y Espora de la Autopista Buenos Aires – La Plata, nos internamos en la franja costera, poco frecuentada por la mayoría de los vecinos.

10403099_748625815175707_7240293692767211834_n

10356756_748624708509151_8442292107927352121_n

El camino incluía una zona de bañados, en un pequeño predio del CEAMSE.

10517489_748624695175819_5538655412980367177_n

10458751_748625848509037_2415733559914952734_n

Más allá, la enorme extensión de césped del Complejo Villa Domínico, también del CEAMSE, con sus toneladas de basura en descomposición, acumuladas durante décadas, cerrado por la presión de los vecinos.

10407662_748626175175671_270600055463959101_n

10568808_748626221842333_5647828502827478721_n

Rumbo al río, por la calle Espora, unos chicos montaban trampas para cazar pájaros.

10520818_748626385175650_865924799330964473_n

Bajo la sombra de unos árboles, yacían los cimientos de un hotel destruido por una sudestada.

10517489_748626495175639_9077623560475767846_n

10517545_748626428508979_5789210051675398764_n

10527538_748627275175561_3855786124761873811_n

Por una calle paralela a la orilla, un barrio de casas de madera instaladas sobre pilotes, con algunos almacenes y un muelle.

1560709_748628795175409_7335837311078276286_n

10559860_748628968508725_5706883286206665379_n (1)

A pocos metros, era fácil imaginarse el interés por un proyecto inmobiliario.

10550855_748626981842257_221568254821510559_n - copia

10411156_748627145175574_3190275279400174265_n - copia

Como el que alguna vez habría intentado, también, el antiguo recreo abandonado, donde los empleados de la papelera organizaban bailes, hace muchos años, según nos contaba Nieves.

10344764_748628481842107_2052664155908938992_n

13869_748627948508827_294613678686340658_n

10487269_748628121842143_3279997212923588685_n

Y donde nos quedamos charlando sobre las playas de Puerto Piojo, quizás no tan distintas a las que veíamos en Bernal.

10527378_748628405175448_6176223101281750998_n (1)

(Fotos: Sonia Neuburger)

De orillas y límites

Juliana Ceci dio clases de artes plásticas en una escuela cerca del Riachuelo, en Villa Fiorito, y en sus recorridos por la zona fotografió e hizo grabados, entre otras cosas, de los matorrales de ricino de sus orillas -una planta exótica, ajeno al ecosistema del lugar-, e indicadora de la contaminación.

1781790_10202712466604446_701328295_o

1908232_10202712469044507_371676026_n

524205_10200528127677338_146114513_n

1795568_10202712469284513_241898105_n

“Las exploraciones subrayan el contraste entre el Riachuelo, repleto de asentamientos y deshechos contaminantes, y el Paraná [abordado por la artista Viviana Macías], con sus márgenes e islas verdes; pero también señalan límites y puntos de contacto. Marcan los confines geográficos realmente existentes -el Matanza-Riachuelo separa la capital del sur del conurbano-, anotan la divisoria entre la vida y la muerte a causa del estado ausente, plantean la frontera entre la acción artística y su registro”

Victoria Verlichak, para la muestra De orillas y límites. Dupla, 2011.

http://bit.ly/1Ava7yK

“El paisaje es así: una vaca, un charquito con petróleo, un caballo, una pila de envases de plástico, una manadita de gansos, un basural”.

Una crónica de La Nación recorría a fines de los ’90 las últimas zonas de Dock Sud donde se preservaba el entorno semi-rural de las quintas: “un campo con pústulas urbanas”, según lo describía la nota.

Las zonas costeras de Avellaneda, como Puerto Piojo, se vieron transformadas desde fines del siglo XIX por la instalación del Puerto de Dock Sud, la progresiva llegada de industrias al Polo Petroquímico desde los años ’30, y por la apertura de la Autopista Buenos Aires – La Plata, que trazó una frontera entre la costa y el resto del territorio, dificultando su acceso y aislándolo del reso del municipio.

“Y aquí mismo, en lo que fue alguna vez una colonia agraria -que en realidad es mucho más Villa Dominico que Dock Sud- se cultiva vid. Se hace vino patero. El sendero se derrama en una espuma verde de niebla. El vino intenso de esta zona es nombrado con respeto: Vino de la costa. Las damajuanas de cinco litros se venden a ocho pesos. Desde las casas de chapa acanalada llega el ahogo de un cuartetazo. Los viñedos y frutales crecen sobre el barro gris, sobre la tierra que no parece capaz de alimentar a nadie. Los quinteros más tradicionales son Don Sebastián, los Cereceto, los Parodi y Los Mellizos. En la quinta de Los Mellizos una mujer enmascarada con anteojos de aumento se apoya en una escoba y sonríe”.

Incendio en Puerto Piojo

En la Biblioteca del Congreso, Caro Andreetti encontró más rastros de la historia.

tapa_clarin

El 28 de junio de 1984 un buque petrolero descargaba combustible en el polo petroquímico de Dock Sud, frente a Puerto Piojo, cuando de repente estalló en llamas y dio comienzo a un incendio que se extendería a lo largo de 11 días y pondría a toda la ciudad de Buenos Aires en uno de los mayores riesgos de catástrofe registrados en su historia.

nota_2_clarin_hojas

En las primeras 24hs, la temperatura llegó a niveles demasiado elevados para permitir el ingreso de los bomberos a un radio de varios centenares de metros alrededor del buque.

El riesgo de que el fuego llegara a propagarse a un tanque de petróleo crudo ubicado frente al puerto, y conectado con muchos otros depósitos de petróleo y combustible, obligó a los bomberos a mantenerlo enfriado rociándolo con agua a lo largo de los 11 días que duraron las tareas de rescate.

nota_1_clarin_resaltada

El incendo del Perito Moreno produjo una explosión que llegó a sentirse hasta más de 20km de distancia, y una llamarada que superó los techos de los edificios del Puerto, Dock Sud e Isla Maciel.

“Yo hasta los diez años iba a nadar en el río”

Otro de los testimonios que nos ayudaron a imaginar cómo habrá sido Puerto Piojo fue una entrevista a Antolín Magallanes en la revista Mancilla, quien lleva años trabajando e impulsando proyectos en La Boca con distintas organizaciones del barrio, y hoy es Director de Relaciones Institucionales de ACUMAR.

Antolín rescata escenas de la vida del Riachuelo, animado por su puerto, en tiempos de su apogeo industrial, y de una costa del Río de la Plata poblada de playas y espacios de paseo, que fueron visitados durante gran parte del siglo XX por muchos de sus vecinos, que dieron lugar a “expresiones genuinas de felicidad plebeya”, como las llama, y que acabaron por desaparecer,  a veces sin dejar rastros, como  sucedió con Puerto Piojo.

No a la entrega de la Costa

Otra de las líneas que nos propusimos seguir fue la historia de la costa del Río de la Plata, de la que Puerto Piojo formaba parte.

Así, conocimos a los grupos de vecinos y activistas que vienen resistiendo desde hace años a la privatización de distintos sectores de las márgenes de los ríos, tanto en la zona norte como en el sur de Buenos Aires.

ribera

La resistencia apunta a la progresiva cesión de espacio público de las orillas a empresas inmobiliarias, o comerciales, que recuperan terrenos por lo general abandonados, al costo -dicen- de restringir el acceso a los habitantes de sus alrededores, y el contacto con el agua y el espacio verde.

No a la entrega de la Costa de Quilmes - Avellaneda c

En Bernal, un grupo de vecinos viene reuniéndose desde hace años para oponerse a un proyecto de construcción de un nuevo barrio de viviendas de lujo, la Nueva Costa del Plata, al que sus impulsores llaman “el Puerto Madero del sur”.

cerros de Bernal

La costa de Quilmes y Avellaneda se tornó casi invisible para la mayoría de los habitantes de la ciudad, y aparece abordada como un tema de urbanismo y desarrollo, después de décadas de olvido, bajo la forma de una oportunidad de negocios para la inversión inmobiliaria orientada a las clases altas.

(más información en: http://noalaentregadelacostaqa.blogspot.com.ar/)

“¿Paisaje familiar, verdad? Y sin embargo, las apariencias engañan. Esto no es el Delta, es un rincón poco conocido, a 5 minutos de Plaza de Mayo”.

Puerto Piojo - noticiero

En un documental sobre el Riachuelo, realizado por Producciones Galaxy, encontramos una breve noticia extraída de un noticiero cinematográfico.

Eran imágenes de una zona de playas ubicadas en la zona de Dock Sud, que supusimos habrían sido filmadas a fines de los ’50, o principios de los ’60. Y estábamos casi seguros: mostraban un día soleado en Puerto Piojo.

Pero no teníamos ningún dato sobre la procedencia de las imágenes. Ni sus autores. Ni, sobre todo, el lugar preciso donde habían sido filmadas.

Buscando la última playa de Buenos Aires.