Habitar una isla invisible

Habitar una isla invisible
A mediados de octubre, tuvimos la oportunidad de conocer isla Bermejo, una de las tantas islas del majestuoso estuario de Bahía Blanca.
Participé como parte de la Residencia artística Isla Invisible, convocada por Ferrowhite (museo taller) y el Servicio de Guardaparques de la Reserva Natural Provincial de Uso Múltiple Bahía Blanca, Bahía Falsa y Bahía Verde. Durante 4 días pudimos habitar transitoriamente una porción de esta isla, una de las más grandes del estuario.
Partimos de Puerto Galván en la localidad de Ingeniero White para adentrarnos en la ría. Desde allí, hay pocos indicios para imaginar que a penas saliendo del puerto, la naturaleza del estuario se despliega inmensa detrás del imponente frente industrial, que deja poco espacio para imaginar el horizonte.
El Consorcio del Puerto, es un poderoso conglomerado de empresas del polo petroquímico, el puerto y la estructura del sistema agroexportador que funciona como una barrera casi infranqueable para acceder a las costas. Un bloqueo material y cultural, que parece haber borrado de la memoria de la comunidad bahiense la cercanía del mar.


Dicen que Bahía Blanca le da la espalda al mar. También dicen que Buenos Aires le da la espalda al río. Suena como una sospechosa coincidencia.  Ambas ciudades-puerto, perdieron la experiencia de sus orillas para el uso público. Será porque no fue una pérdida, sino un arrebato. Un arrebato tan efectivo, como una amnesia geográfica, que borró la  memoria de la vida compartida en los balnearios, en estas ciudades de río y de mar. Tanto es así, que su existencia parece salida de relatos fantásticos o de inventos del pasado.
A contrapelo de este sentido – del acostumbramiento a la pérdida de orillas y de mares – nos convocó el proyecto de Isla Invisible. Una invitación a recuperar experiencias vitales en esta naturaleza que resiste – cercana y distante – rodeada de entornos industriales y portuarios que parecen negar su existencia.

Navegar el estuario
Una larga navegación nos llevó al interior del estuario. Recorrimos los canales sinuosos que rodean las islas.  Algunas, se asomaban casi como una línea verde rasante a nuestro paso, otras islas en cambio, mostraban en las orillas las infinitas cuevas de cangrejos cavadores. El movimiento de la mera transforma constantemente el paisaje ocultando o dejando ver porciones de estas tierras anegadas. Las gaviotas tenaces nos siguieron durante un largo trecho.

Mediando la travesía, se escuchó un aviso y el barco bajó la velocidad del motor. ¡ Delfines ! dijeron . Nuestras cabezas se movían sin saber para donde mirar. Veloces y danzantes ahí estaban, en pequeños grupos, los delfines que salieron a nuestro encuentro. Nos quedamos un largo rato, con los ojos enormes e incrédulos y las cámaras ansiosas tratando de retener de alguna manera el bello juego de los delfines.

Para llegar a la Isla Bermejo, fue necesario hacer un trasbordo a otra embarcación de menor calado, pues una de las características de este estuario es la presencia de enormes zonas de barro intermareal, que con marea alta, permite la navegación, pero tiene poco profundidad.
Está característica del área, produjo que muchas embarcaciones encallen, intentando llegar a la costa.
Con el sol comenzando a caer, arribamos a nuestra isla. Para desembarcar se improvisó  un muelle en forma de cadena humana para descargar todo lo que haría posible la estadía. Carpas, mochilas, comida, equipos, bidones de agua, vigas de durmientes y hasta una puerta de heladera que, en el transcurso de los días siguientes, haría tanto las veces de intento de balsa, como tapa de compost.
IMG-20191011-WA0018

Ocupar – instalarse – habitar
Lxs guardaparques determinaron los lugares para organizar el campamento, zona de carpas, baño seco, cocina y fogón. La incipiente comunidad que fuimos esos días, comenzó a funcionar.
¿cómo ocupar temporalmente este espacio, intentando que nuestra presencia impacte lo menos posible ? ¿cómo habitar esta naturaleza, siendo parte de ella?

GE DIGITAL CAMERA

La Isla Bermejo tuvo varios intentos de emprendimientos productivos, que introdujeron al ambiente ganado bovino, ovino, para su explotación comercial. Recorriendo algunos sectores de la isla, pudimos ver desde lejos, guanacos jóvenes que mantuvieron siempre una prudente distancia de nosotrxs. Otras especies, como los zorros, sólo dejaron ver sus rastros fugaces.


De estas iniciativas productivas, sólo quedan hoy restos de algunas pequeñas edificaciones. Pero cada emprendimiento humano deja su huella, que también pueden convertirse en una amenaza para el estuario como las ostras del Pacífico. Esta especie de molusco fue introducido en la región en la década del ‘80 con una iniciativa que no prosperó y dejó la cría de semillas (juveniles) sin control. Así comenzó un proceso que dispersó a las ostras por la costa del estuario. Esta propagación sin control, modifica el sustrato, solidificando los suelos donde el cangrejo cavador habita y se reproduce. La gaviota cangrejera se alimenta de este cangrejo único en su especie. La alteración de la delicada y precisa cadena amenaza la vida del estuario. 

Dentro de sus actividades como guardaparque del estuario, Martín junto con otrxs compañerxs del grupo, realizaron tareas de extracción de ostras de la playa, para su estudio y medición. Buscando también maneras posibles de controlar el ciclo reproductivo de las ostar, que se expanden sin control por toda la región.


Dejarse estar
¿ Cuánto tiempo le lleva a nuestro cuerpo “llegar “ a un lugar ? ¿Cuántas cosas tienen que pasar para sentir que ya estamos ahí ? ¿ Será tiempo o serán intensidades ? 

Acampar en la isla, fue por sobre todo una experiencia inmersiva de alta intensidad que, comenzó navegando el estuario, atravesando las aguas que nos llevaron a pisar el barro de la isla. Instalarse como mejor se pueda. Llegar. Intentar desactivar el tiempo vertiginoso de las ciudades, para sintonizar con el ritmo de este paisaje. Hacerse permeable. Dejarse estar.


La vida, en días y noches isleñas, fluía en múltiples direcciones. Conversaciones, saberes de unxs a otrxs, ¿ Qué ideas e intenciones nos trajeron a la isla ? Caminatas, rondas y hasta una clase de Karate, improvisada en la playa. Cocinar, lavar, aprender a usar el baño seco, hacer un fogón, mantenerlo encendido hasta que las últimas canciones dejaran de sonar.


Quienes compartimos este habitar transitorio en la Isla Bermejo, fuimos con algún objetivo – más preciso o más difuso – para desarrollar allí.  Hubo escritura, lectura, registros fotográfico y de video, cartografías, teñido con de tintes naturales , acciones e instalaciones efímeras en el paisaje, escucha profunda y captura del paisaje sonoro. Maneras sensibles de acercarse a una lugar desconocido, formas de estar ahí, resonando con la isla. Intentos amorosos de generar -maneras otras- de ocupar colectivamente un lugar.

IMG-20191015-WA0025

Tercera edición de “Isla Invisible” 11 al 14 de Octubre de 2019

Participaron: Carolina Andreetti, Juliana Baez, Javier Barrio, Florencia Fiorini, Agustín Guaraz, Luciana Guizzeti, Eduardo Martins Cunha, Valeria Mussio, Francisco Panissoni, Leonardo Perrota, Fernando Sanchez, Sergio Smith , Juan Vargas, Julieta Zubiri, Carlos Mux, Ariadna Mamani,  Silvana Giunchiglia, Pepi Amodeo.
Martín Sotelo: Guardaparque de la Reserva Bahía Blanca, Bahía Falsa, Bahía Verde
Agustín Rodríguez: Coordinador de Isla Invisible / FerroWhite (museo taller) https://islainvisible.wordpress.com

Fotografias : Agustín Feijoo (Lanchas del Sur), Javier Barrio, Leonardo Perrota, Fernando Sanchez, Sergio Bosi Smith , Silvana Giunchiglia. y Carolina Andreetti

Texto: Carolina Andreetti. Expediciones a Puerto Piojo / Colectivo Ribereño.

 

¡Dos museos se saludaron!

Hace unos días terminó la muestra del Museo Puerto Piojo en el Museo Comunitario de la Isla Maciel.

Finalmente, en el Galpón Envíon donde funciona el Museo de la Isla, pudimos mostrar nuestro Archivo Abierto y Colaborativo Puerto Piojo, dedicado a reconstruir la historia de la última playa de Buenos Aires y Avellaneda, ese famoso balneario ubicado casi en la desembocadura del Riachuelo.

Seguir leyendo ¡Dos museos se saludaron!

Congreso Ribereño – 27 de abril en el Museo Puerto Piojo (Isla Maciel)

Estimadxs,

lxs invitamos al Congreso Ribereño a realizarse el sábado 27 de abril desde las 10.30hs en el Museo Comunitario de la Isla Maciel. (Más información abajo).

Será en el marco de la muestra del Museo Puerto Piojo.

La muestra podrá visitarse los sábados, desde el sábado 27 de abril hasta el sábado 18 de mayo.

En mayo habrá una lectura organizada por Mariana López y Manuel Hermelo. Y una visita a Puerto Piojo.

Como siempre, nos encontramos al pie del Puente Transbordador en La Boca para ir caminando al Museo de la Isla Maciel.

Duración aproximada de la visita: 3 horas.

Horario de encuentro en el Transbordador: 13.30 hs y 15 hs. (Para el Congreso del sábado 27, nos encontramos también 10.30hs).

Punto de encuentro: Al pie del Transbordador, Av. Almirante Brown y Pedro de Mendoza.

Toda la información más abajo.

Seguir leyendo Congreso Ribereño – 27 de abril en el Museo Puerto Piojo (Isla Maciel)

¡Dos Museos se saludan! – Inauguración 6 de abril – Puerto Piojo en la Isla Maciel

¡Dos museos se saludan!

Puerto Piojo en la Isla Maciel

Del 6 de abril al 5 de mayo

El Museo Puerto Piojo llega a la Isla Maciel.

Sábados de abril de 13 a 18 hs.

Y también… Actividades especiales los domingos (Ver Cronograma más abajo). 

Seguir leyendo ¡Dos Museos se saludan! – Inauguración 6 de abril – Puerto Piojo en la Isla Maciel

Volvimos a tiempo

Fue el sábado, en una comitiva especial reunida para preparar la próxima muestra del Museo Puerto Piojo.

Será en el Museo Comunitario de la Isla Maciel, el hermoso proyecto de recuperación de la historia y el paisaje de la Isla organizado por vecinos del barrio, junto a docentes de la escuela secundaria, museólogos y artistas.

Pero íbamos con dudas. Siempre fue difícil llegar a Puerto Piojo y, en realidad, nuestro último intento no había funcionado.

Seguir leyendo Volvimos a tiempo

Del Coloso a la SIAM. Caminata por el Riachuelo. Avellaneda.

El domingo 15 de julio a la mañana nos juntamos al pie del Coloso, en Avellaneda, a orillas del Riachuelo, para una nueva caminata.

Íbamos a andar por la orilla, bordeando el barrio de Piñeiro, hasta la antigua fábrica de la SIAM, la planta donde funcionó hasta los años ‘70 una de las sedes más grandes de la empresa, y donde pocos años atrás se habían vuelto a producir heladeras y televisores, después de décadas de cierre.

Era el día de la Final del Mundial. No había tráfico, el cielo estaba apenas nublado y el río era un espejo de agua marrón desteñido, donde se reflejaba un borde cubierto de pastizal.

En la garita del Puente Pueyrredón Viejo un par de agentes de Prefectura nos vieron llegar a pie, solos o en grupos, mientras se pasaban un mate.

Seguir leyendo Del Coloso a la SIAM. Caminata por el Riachuelo. Avellaneda.

¡Feliz año, amigxs!


Amigxs, queríamos desearles buenas fiestas esta noche, un feliz año nuevo y agradecerles a todxs lxs que nos acompañaron en 2018 en caminatas, muestras y otros eventos.

Les dejamos la crónica de la caminata a la SIAM por las orillas del RIachuelo . (Nos había quedado por hacer, entre tantos otros proyectos: https://bit.ly/2ApXFHQ ).

Este año estuvimos en Montevideo llevando las Expediciones a Puerto Piojo al Espacio de Arte Contemporáneo (https://bit.ly/2rZPYDs), gracias a una invitación de su maraviloso equipo de curadorxs, y pudimos explorar la historia de otro Puerto Piojo semi-olvidado en aquella orilla del río. 

También, seguimos con las caminatas por el Cauce Viejo del Riachuelo (https://bit.ly/2ynS3Nd), donde además de sumar nuevos integrantes al espacio conformado junto con Barro Local y la Futura Junta Histórica de Villa Riachuelo, armamos un proyecto en la Legislatura para organizar un espacio natural e histórico protegido para la Ciudad (https://bit.ly/2R1LMxG).

Además, intentamos volver a visitar las playas de Puerto Piojo en una expedición colectiva que estuvo muy cerca de lograrlo. Y aunque no pudimos sortear los últimos pedidos de la burocracia, esperamos hacerlo en un futuro cercanoo. (https://bit.ly/2VnLEvs).

Para el año que viene tenemos algunos planes. Presentar nuestra página web del Archivo Abierto y Colaborativo Puerto Piojo. Y armar una muestra en el hermoso espacio del Museo Comunitario de la Isla Maciel. 

Saludos! Y nos vemos!

 

Buscando la última playa de Buenos Aires.