“Yo hasta los diez años iba a nadar en el río”

Otro de los testimonios que nos ayudaron a imaginar cómo habrá sido Puerto Piojo fue una entrevista a Antolín Magallanes en la revista Mancilla, quien lleva años trabajando e impulsando proyectos en La Boca con distintas organizaciones del barrio, y hoy es Director de Relaciones Institucionales de ACUMAR.

Antolín rescata escenas de la vida del Riachuelo, animado por su puerto, en tiempos de su apogeo industrial, y de una costa del Río de la Plata poblada de playas y espacios de paseo, que fueron visitados durante gran parte del siglo XX por muchos de sus vecinos, que dieron lugar a “expresiones genuinas de felicidad plebeya”, como las llama, y que acabaron por desaparecer,  a veces sin dejar rastros, como  sucedió con Puerto Piojo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s