Imágenes

Expedición I

Pasear por el frente costero de la ciudad fue una manera de acercarnos a Puerto Piojo. En una de las primeras visitas fuimos a la Reserva Ecológica de Costanera Sur, más allá del Bajo y Puerto Madero.

1794672_666352060069750_402426999_n

1620636_666417933396496_1422548647_n

Los militares habían volcado montañas de escombros sobre el río a fines de los ’70, generados por el plan de autopistas que requería demoler varias cuadras de edifcios para hacerles lugar.

1688720_666352100069746_496425838_n

16600_666418026729820_778790039_n

El predio a medio rellenar, cubierto de escombros semi-cubiertos de agua, fue abandonado, y se llenó de yuyos y animales silvestres.

1888552_666417966729826_231004653_n

A mediados de los ’80, vecinos y ecologistas empezaron a visitar el lugar y pidieron a la Municipalidad que se creara una Reserva Natural en aquellos terrenos ganados al río.

[Fotos: Sonia Neuburger].

Cuatro bocas

En febrero de 2014 empezamos a preguntarnos dónde habrían estado las playas de Puerto Piojo. En algún lugar de la desembocadura del Riachuelo, según los recuerdos de Alfredo. Sobre el Río de la Plata, en una de las zonas de la ciudad más transformadas en las últimas décadas. Del lado de Provincia, donde hoy funciona el gigantesco playón de containers de Exolgan. Y más allá, el Polo Petroquímico.

El Riachuelo desde un avión

En esa zona del río conocida como Cuatro Bocas, hacia el sur, debía estar la playa. Aunque no sabíamos el lugar exacto, nos propusimos visitarla. O conocer lo que quedara de ella.

“Le decíamos Piojo’s Beach”

“Ahora se conoce como Puerto de Aguas Profundas. Pero a cualquier persona de mi edad que viva por acá le decís: “Vamos a Puerto Piojo” y te van a decir ‘¡¿ah, conocés Puerto Piojo?!’. Sí, cómo no van a conocerlo. Puerto Piojo, la Escollera Norte. En esa época era un pantano atrás del puerto de la Dársena Inflamable, y después estaban las playas. Entre la playa y la Dársena Inflamable había que cruzar un camino de unos doscientos metros de árboles naturales, talas, bajitos y espinosos, muchos arbustos. Había de todo, ratas, víboras, arañas, pero si no las molestás no te molestan”.

(Alfredo Rodrígez, entrevista en revista Crisis, nr. 11, septiembre de 2012)